San Martín

San Martín (Otxandio)

Una esmerada construcción que nos lleva hasta el año 1500: el edificio más antiguo de Otxandio.

San Martín (Otxandio)
  • Cronología: s. XV-XVI (hacia 1500)
  • Estilo: Gótico
  • Municipio: Otxandio
  • Barrio: San Martín
  • Coordenadas: 43.04381, -2.66009

Asómate al interior

Índice de Ermitas

Advocación

San Martín de Tours (Hungría 316-Francia 395) había nacido en el seno de una familia pagana, pero se convirtió al cristianismo a temprana edad.

Era hijo de un oficial del ejército romano y desde muy joven él mismo fue soldado en las Galias e incluso parece que formó parte de la escolta del emperador.

El episodio más conocido de su vida ocurrió un día de invierno en Amiens, cuando se encontró en la puerta de la ciudad con un hombre medio desnudo, que temblaba de frío y mendigaba sin que nadie le prestara atención. Martín entonces partió su capa en dos y le entregó la mitad a aquel infeliz. Esa noche el hombre se le apareció en sueños como Cristo, envuelto con su capa.

Tras este episodio abandonó el ejército y dedicó su vida a la Iglesia, hasta llegar a ser nombrado obispo de Tours hacia el año 370.

San Martin (Otxandio) Advocación

Tradiciones y Ritos

A día de hoy la ermita no tiene culto, aunque se dedica a San Martín una misa durante las fiestas patronales. Hasta hace medio siglo había misa y romería el día del patrono (11 de noviembre), misa en la festividad de San Isidro Labrador (15 de mayo) y otra más por Santa Catalina (25 de noviembre), con novena –oraciones durante nueve días consecutivos–.

También se acudía en rogativa (letañak) el martes anterior a la Ascensión desde la parroquia de Santa Marina.

Cuenta Iturriza (1794) que fue ermita juradera y que desempeñó funciones parroquiales mientras se reedificaba la iglesia de Santa Marina en el siglo XVI.

Hasta fechas recientes se cantaba una canción que empezaba de esta manera:

Zorioneko Martin

Jaunagaz zeruetan

lagun zakiguz beti

geure preminetan…

(Bienaventurado Martin, estás con el Señor en los cielos, ayúdanos siempre en nuestras necesidades…)

Edificio

Ermita de notable factura, de una nave rectangular rematada en ábside semicircular más estrecho y bajo, definido por un arco de medio punto y unos escalones.

Se apareja en sillería irregular, más grande en la parte baja del edificio (2-2,5 m) que en la superior, reflejando claramente dos fases en la construcción.

La cubierta es de armadura vista, pero en la cabecera es una bóveda de horno. El tejado vuela sobre el ábside en gran alero apeado en pies derechos con jabalcones, una solución original que encuentra paralelismos en ermitas del románico alavés.

Se ilumina a través de varias aspilleras. Al sur hay una remarcada por líneas paralelas y el dintel decorado con un taqueado popular, con cañón muy abocinado. Al norte había otra igual, pero hoy sólo quedan algunos restos al exterior. En el ábside se abre otra más sencilla. Y aún hay otras dos, cegadas: una al eje de la cabecera, con dintel escarzano, y una última en lo alto de la fachada de los pies, quizás destinada a dar salida a la cuerda para tocar la campana.

Y dos puertas. La del sur ha sido alterada y transformada en ventana. Era en arco apuntado, con decoración a base de molduras cilíndricas y geométricas, todo protegido por un vierteaguas. La otra, a los pies, es otro arco apuntado de sólo dos grandes dovelas recorridas por bolas y cordón.

Por su diseño general, material, detalles decorativos… esta ermita es una de las más cultas y bellas de la Diócesis. Todos los elementos nos remiten al final del gótico, en torno a 1500, aunque probablemente ya existiera aquí un templo con anterioridad.

Ajuar

En la actualidad cuenta con un único retablo en el presbiterio, de un piso y ático, con dos paneles laterales. Se decora con pilastras cubiertas de frutos y aletones con rocalla, que originan un perfil sinuoso en el ático. Las alas laterales muestran jarrones de flores pintadas, y también es pintado el frente de altar, con ingenuos motivos de clavelinas, rocalla y ces . Es un discreto conjunto rococó de hacia 1760.

Preside la imagen de San Martín obispo, barroco de talla popular, mientras el ático es para un crucifijo.

Hasta fechas recientes tuvo dos retablos laterales, neoclásicos e idénticos, muy deteriorados, que se guardan en la parroquia. Son de una calle con hornacina de medio punto, y mesas de altar lisas, una de ellas aún con la leyenda Ave María y la otra perdida.

Otro de los elementos de la ermita que se conservan en la parroquia es un tenante (pie) de altar de piedra, con su receptáculo para acoger la lipsanoteca, una caja que contenía una reliquia del titular –San Martín en este caso– y cuya colocación en este lugar, tapada por la mesa de altar, era necesaria para consagrar el templo.

Plaza de La Encarnación 9B
48006 Bilbao
Tel: (34) 944 320 125

Subvencionado por:

Sitio web con la colaboración de: